Saltar al contenido

La muerte de La Sopa De Piedra

16/09/2020

la sopa de piedra

Por esto, en conmemoración de este día, reconoceremos entre las recetas más tipicas del estado de Oaxaca, el caldo de piedra, listo con piedras reales de río y que tiene como finalidad hacer mas fuerte la convivencia entre los invitados de la red social. Su preparación es muy sencilla, pero es un ritual para las personas de la comunidad. El caldo de piedra es hecho únicamente por los hombres y de manera equitativa se dividen las tareas.

la sopa de piedra

Por eso es que el caldo asimismo era considerado un símbolo del trabajo comunitario. Se dice que las considerables ollas de piedra a las orillas del río en tiempos prehispánicos se hacían con diamantes que habían en la zona. Su más tradicional preparación se hace en un orificio de piedra hecho a las orillas del río y los abuelos chinantecos son los que seleccionan las piedras circulares que van a ser calentadas y harán la cocción. Se hace de manera colectiva, y los hombres se dividen las tareas de pescar, buscar la leña, hacer la fogata, calentar las piedras. Transcurrido un tiempo, empezó a preparase de forma exclusiva por los hombres, como una forma de llevar a cabo un regalo a las mujeres de la comunidad, y honrarlas. Las piedras de río, en solo 3 minutos, cuecen el pescado, camarones, verduras, y demás elementos de este platillo preshipánico, un obsequio para la mujer chinanteca.

Reconocen A Abuelita Que Conquista Youtube Con Sus Recetas Hechas Con Amor

Se trata de un platillo llamado Caldo de Piedra, que es preparado exclusivamente por los hombres de la comunidad indígena de San Felipe Usila, en la zona de Tuxtepec, en honor a las mujeres de la región. Para hacerlo se pone la leña al fuego y se ponen las piedras. Estas piedras deben ser escogidas, principalmente son piedras blancas. El caldo puede ser de mojarra, camarón o de algún otro tipo de pez que se logren en río. Una vez agregados todos y cada uno de los camarones, cebollín rojo, tomate, cebolla, ajo, cilantro, sal y las piedras al rojo vivo para cu cocción, que dura entre diez y 15 minutos. El caldo de piedra es una comida de origen prehispánico, única en su tipo por su elaboración y se consume sobre todo en tiempos de cuaresma y semana santa. Desafortunadamente eso era hasta hace unos años, cuando los ríos no estaban contaminados y aún llevaban peces.

En varias regiones de Oaxaca le añaden otros elementos como camarón, cebollín y chile seco. Para finalizar los hombres entregan la jícara con el caldo de piedra a sus esposas, mamás, hermanas y también hijas. La región de la “chinantla” está ubicada en el estado de Oaxaca, México, conformada por 17 municipios y colindando al norte con el estado de Veracruz. El caldo de piedra que de acuerdo a los historiadores sólo lo consumían los gobernadores y tiempo después se transformó en un símbolo que honra a la mujer de la Chinantla preparado por los hombres, único e inalcanzable. Coloca el pescado, la jaiba, el mumo, las ramas de epazote, el tomate picado, el ajo y los chiles guajillos en la jícara o en el bol.

Añade caldo de la olla, pero deja espacio bastante para añadir las piedras. Flores Martínez afirma que el caldo de piedra le reveló el misterio de que el sabor de un plato es dependiente de la calidad de los ingredientes, del método de preparación y de la sazón y el ingenio del cocinero. Uno de los platillos que distingue la zona norte del estado de Oaxaca es el exótico caldo de piedra, alimento que se logró preservar no sólo por su preparación y sabor, sino más bien por el contexto ritual y cultural. Además de esto, las piedras de la región son perfectas para preparar una de sus tradiciones más viejas. En el fondo de una jícara se coloca cilantro, epazote, rodajas de ajo, chile jalapeño, trozos de tomate y se añade un tanto más de epazote, cebolla chalote, tomate martajado, el pescado y/o camarón con todo y cabeza. Una vez puesto todo lo sólido se coloca el agua y la sal. Se intercalan los elementos y se tienen dentro 2 piedras al rojo.

Mientras que unos van a pescar, otros preparan los ingredientes y por último están los que recolectan, lavan y calientan hasta por tres horas las piedras de río. Otra forma que se ha adoptado para su preparación es emplear como envase las llamas “jícaras” en donde respetando todo el demás desarrollo, también se usa para llevar a cabo dicho platillo prehispánico.

El curioso al regresar trajo su plato pero acompañado de sobra aldeanos. Asi que empezaron a llevar que papás, zanahoria, cebolla y carne todo cuanto fuera requiriendo la sopa para que consiguiera un buen gusto. Al final se armó una gran sopa y todos lograron disfrutarla. Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe muy ricas recetas y novedades gastronómicas. Debes tener cuidado en el momento en que estés apunto de comerlo en tanto que estará muy ardiente. Además, hay que gozarlo con tortillas fabricadas a mano y buscar un espacio a la sombra de los árboles para saborearlo a la orilla del río. La red social internacional admite que se necesitan medidas especiales para proteger sus derechos y sostener sus culturas y maneras de vida.

la sopa de piedra

la sopa de piedra

La proyección irá acompañada de una degustación del caldo de piedra, realizado por la misma familia Gachupín —con ingredientes de su huerto— y bastantes mezcales oaxaqueños. Para Flores Martínez, un buen cocinero es alguien que consigue unir pasión, sabor, conocimiento y deleite para los clientes del servicio. cree que el caldo de piedra es un plato que consigue despertar experiencias y sabores solo con su apariencia. “Nosotros cocemos hasta las piedras”, afirma William Flores Martínez riendo. Flores Martínez, también conocido como “Willi”, es el dueño y el gerente de Las Jícaras del Huanacaxtle, un lugar de comidas que sirve caldo de piedra en San Cristóbal de las Viviendas, entre las ciudades principales de Chiapas, el estado más al sur de México. Para su elaboración, se ponen todos los elementos en un tazón. Posteriormente, se ponen a calentar en la fogata piedras del río, en el momento en que éstas se encuentran al rojo vivo, se introducen en el guiso para hacer la cocción.

Tras tres o 4 minutos, el platillo va a estar listo para degustarse. En el momento en que tenían el pescado, camarones o jaibas frescas listas, procedían a colocarlas con agua, jitomate, cebolla, chile verde, epazote, cilantro, agua y sal en huecos de unos 70 centímetros de diámetro que esculpían sobre las rocas. Más tarde ponían piedras pequeñas que previamente habían puesto a calentar de manera directa sobre las brasas. Se afirmaba que este platillo era elaborado para establecer noviazgos y matrimonios. Se dice que cuando había inconvenientes familiares la pareja se juntaba en la playa y platicaban mientras que el caldo de piedra se preparaba. El caldo de piedra para Usila es una enorme liturgia comunal, para celebrar la vida o para pactar matrimonios. Como acto de devoción, el hombre prepara a su futura mujer este manjar.

  • Una vez agregados todos los camarones, cebollín rojo, tomate, cebolla, ajo, cilantro, sal y las piedras al rojo vivo para cu cocción, que dura entre diez y 15 minutos.

Lea mas sobre aqui.

Este fruto es casi siempre tan grande como una mano adulta, aunque hay varios que son más grandes. Pero había una en particular que me gustaba y era el cuento de la sopa de piedra. Donde unos pasajeros hambrientos llegaron a una aldea en pos de comida, con la promesa de saciar su apetito. No se conoce con exactitud la fecha de su creación, sin embargo, se conoce que fue elaborado por indígenas chinantecos originarios de la comunidad de San Felipe Usila, en Tuxtepec, Oaxaca, mismos que desarrollaron métodos fundamentales para cocinar los alimentos con fuego y piedras. Hay chefs como Alejandro Ruiz, de Casa Oaxaca, que han intentado rescatar esta receta, añadiéndola a su carta para que mucha más gente sepa de ella. En la ciudad más importante del estado incluso ahora existe un lugar de comidas céntrico, llamado igual que su plato estrella, que se destaca en esa preparación. En el sureño estado de Oaxaca hay una tradición culinaria de la que no se tiene registro en otra sección del planeta.

Lea mas sobre el-humidificador.com aqui.

Existe una conocida historia donde un irreconocible hambriento aparece en un pueblo pidiendo comida de puerta en puerta. Frente a la desconfianza de los lugareños y lo agudo de su apetito, toma una pequeña cazuela, la llena con agua del río y empieza a cocinar una piedra. Poco a poco la multitud del poblado se aproxima a preguntar qué hace.

Lea mas sobre descdargarwasapgratis.me aqui.

Además de esto, la zona sufre de un inconveniente de falta de agua y, por lo mismo, de pescados y demás insumos que proveían los ríos. Así mismo, el caldo que se hacían en esos cuencos estaba listo en unos 3 minutos. Y sostenía su calor hasta el momento en que las piedras dejaran de estar al rojo vivo. En ese momento ahora todos podrían llevar a cabo un círculo cerca del colosal “plato de piedra”, servirse en jícaras y disfrutar la comida.

la sopa de piedra

Sólo pueden ser utilizadas una vez, pues si se vuelven a calentar se rompen. Tiene una gran variedad de tamales o tortillas de maíz y yuca. Para llevar a cabo la harina se muele dos veces en molino de piedra, lo que la hace muy seca y le da un toque dulzón al sabor.

la sopa de piedra