Saltar al contenido

La mejor Solución sobre Aprende A Decir No

25/11/2019

aprende a decir no

La inconveniencia para decir no puede ser producto de problemas para comunicar, desorganización o problema para priorizar. Hay que jefes que lejos de aclarar entre lo esencial y lo urgente “entra a un ritmo más agotador”, apuntó Isaac Vilchis. Tener claro por qué contribuye a repensar tu siguiente “sí, acepto algún cosa”. disminución en el nivel de confianza personal y, en un largo plazo, puedes convertirte en un “cuello de botella”, refire Isaac Vilchis. Asertividad es la capacidad de autoafirmar los derechos propios, respentando a el resto. De no tenerla el empleado puede exceder sus límites al decir que sí recurrentemente, explicó Vichis.

aprende a decir no

Lea mas sobre aqui.

Información Agregada

Lo común es tener una actitud sumisa o agresiva más no asertiva, señala Estela Ortega. Son personas que buscan aceptación y reconocimiento del jefe o colegas, quienes tienden a ser autoritarios. También se relaciona con la conciencia sobre uno mismo, la incapacidad para decir “no” es sinonimo de poca seguridad desde el lote personal, detalla Vilchis Contreras.

  • Estudiar de qué manera decir NO es una habilidad que tienes que desarrollar.
  • Hay que jefes que lejos de aclarar entre lo importante y lo urgente “entra a un ritmo más agotador”, apuntó Isaac Vilchis.
  • Esto nos condiciona a que casi siempre intentemos dar la mejor imagen de nosotros mismos a nuestro interlocutor, ya que de lo contrario nos vamos a sentir juzgados y podremos tener la sensación de que no somos bien admitidos por los otros.

Es importante perder el miedo a desilusionar a la gente con las que sostenemos una relación real en tanto que si existe amor, cariño y aprecio, esas personas serán capaces de detectar que no somos distribuidores permanentes de sus pretensiones. Muchas veces la gente lanza palabras con el fácil propósito de lastimarnos o incordiarnos, esto ocasionará que tu reacciones de otra forma, a estas personas son conocidos como “tóxicas”, lo importante es no reaccionar como lo aguardan, sino proporcionarles un giro inesperado. La contrariedad para “decir no” es una de las más frecuentes con la que nos encontramos en muchas personas que nos piden ayuda o cuando exploramos el área de asertividad y capacidades sociales. Es normal sentir fuerte indecisión al decir \’no\’ a la gente con las que tenemos un vínculo afectivo y ahí es necesario localizar la manera de decir que en esta ocasión es imposible complacerlos. Es muy importante detectar y percibir de qué manera estamos verdaderamente ante la incesante petición de resoluciones o favores de las personas que nos cubren a fin de percatarnos que es lo que estamos provocando en . Aprender a decir «no» es una capacidad que los hombres consiguen a muy temprana edad, y que nuestra cultura se encarga de remarcar. En cambio, las mujeres se sienten constantemente presionadas a decir «sí», cuando de todos modos querrían decir «no».

La autora, que tras vivir muchas ocasiones indeseables decidió estudiar a decir que no, explica a las lectoras -con mucho humor- de qué forma lograrlo y ser más felices en la vida personal y laboral. Cuando aguardamos que alguien lleve a cabo algo en lugar de lo que hacemos por esa persona, tendemos a volvernos vulnerables, de tal manera que dejamos que la otra persona nos manipule para que no podamos decir no a eso que nos está pidiendo. Si esperas reacciones o algo de las personas te sentirás frustrada y defraudada, recuerda que cada cabeza es un planeta y no pensamos de esta manera, eso se llama diversidad. Es importante aprender a decir \’no\’ sin vueltas y sin explicaciones o dando falsas esperanzas de que trataremos de conseguir lo que “el otro” necesita. La alta probabilidad de que la gente a las que les otorga lo que necesiten en algún instante podrá contar con para retribuir algún favor.

A veces muestran un estilo de comunicación agresiagresivo-pasivo; por poner un ejemplo, dejan de hablarte, te hacen el vacío, etcétera. Pero, para que esto sea una realidad y la multitud logre sentirse más libre de decir realmente lo que no desea, hay que aprender a recibir un “no” como respuesta, y estudiar a aceptar y apreciar que la otra persona haya sido sincera. Si enseñanmos a nuestros hijos para que tengan claras sus responsabilidades, asuman sus compromisos y reconozcan, por lo tanto, sus prioridades, podremos entonces inculcarles las formas de decir no de una manera educada y estable para que, frente una persona o circunstancia, puedan anteponer sus propios intereses.

Lea mas sobre camasconpalets.com aqui.

aprende a decir no

aprende a decir no

La gente que están habituadas a nunca decir \’no\’ llegan al punto en donde negarse a las necesidades es casi irrealizable puesto que la culpa les impide sentirse tranquilos o satisfechos. Nena, lo más esencial es que poseas claro que es lo que quieres, lo que esperas de la vida y lo que quieres de ti misma, si lo tienes claro, no te será bien difícil decir no, pues vas a tener bien plantadas tus ideas. No dejes que absolutamente nadie te desestabilice a fin de que hagas algo que no quieres solo por no llevar a cabo sentir mal a los demás, recuerda que primeramente tienes que quedar bien solo contigo misma. No obstante, mantener cierto protocolo para no admitir abiertamente que no deseas trabajar con cierto colega -por ejemplo- lejos está de tener que mentir o asentir positivo a todo por temor a quedar mal, añade la psicóloga especialista en asertividad. Ese déficit de asertividad se aprecia de inmediato en la forma de comunicar, en las palabras que se utilizan y la comunicación no verbal que acompaña un mensaje.

Y de esta manera se convierte en una costumbre y hasta una fama de que la gente que no tienen idea decir \’no\’ siempre tendrán lista una solución para quien lo requiera. La apariencia sensible es muy importante para todos y ha sido sinónimo de amabilidad el decir siempre y cuando sí tenemos la posibilidad de llevar a cabo lo que se nos solicita y si no tenemos la posibilidad de, vamos a ser capaces de conseguir lo que esa persona está completamente segura de que poseemos y está dispuesto.

aprende a decir no

Aprender a decir que no, entonces, se transforma en un tema obligado que debe enseñarse a la gente desde su niñez, con la intención de desarrollar un mecanismo de defensa frente cualquier invasión o afectación que perciban en su entorno. Las personas, en su afán de estar comunicado eficientemente con los demás, con precisión y empatía, evitan decir que no por temor al rechazo, a enfrentamientos, a perder ocasiones o, sencillamente, por la carga de sentimientos de responsabilidad que les logre conllevar el hacerlo. Aprender de qué manera decir NO es una habilidad que debes desarrollar. Ya sea porque quieres proteger tus relaciones o ser más productivo, decir No a veces es difícil. Aquí te enseñamos la técnica que te va a enseñar cómo decir NO de manera efectiva y ganar en los negocios y la vida.

Decir que sí a todo es síntoma de falta de asertividad y baja autoestima, dicen profesionales; aprender a poner límites y a expresar lo que piensas es parte de la solución. Intenta no llevar demasiadas personas a las pruebas del menú, la selección del salón, del vestido o las flores, solo a las más próximas o de quienes valoras su opinión. Uno de los principales conflictos a los que se combaten nuestros estudiantes en su historia cotidiana es la presión grupal para forzarlos a realizar cosas que no quieren, ¿por qué es un conflicto? Pues porque como a varios adultos les cuesta decir No, esto es negarse a este género de presiones sociales. La adolescencia es una etapa de la vida donde se muestran muchos cambios en todas y cada una de las áreas de la persona. Su comunicación no verbal es inhibida (poco contacto ocular, gesticulación demasiado despacio) y no apoya a la comunicación verbal. Acostumbran a respaldarse en otra gente que ellos piensan “más fuertes” a fin de que hagan de “poli malo” y comenten que no en su sitio.

Lea mas sobre donde-vive.com aqui.

Si quieres conocer más sobre decir que no y asertividad, contacta a nuestros psicólogos en Puebla, en el Centro de Psicología Integramente. El siguiente paso “sería dar pautas específicas que nos asistan a poner en práctica las conductas apropiadas para entender “decir no”; como la técnica del “Disco rayado” por ejemplo. Para conducir apropiadamente estas técnicas lo mejor es que sean dirigidas por un profesional que entrenará lo que más dificulta a la persona, basándose en la presunción de no tener que justificar el NO, reafirmándonos en la negativa si persiste nuevamente la solicitud. Normalmente existe un denominador común y es el temor al rechazo del resto. En el momento en que interaccionamos con otros, nos transformamos en sujetos pasivos de esa observación (desde de qué forma nos comportamos, qué decimos, de qué forma reaccionamos…). Esto nos condiciona a que casi siempre intentemos ofrecer la mejor imagen de nosotros mismos a nuestro interlocutor, ya que de lo contrario nos sentiremos juzgados y podremos tener la sensación de que no somos bien admitidos por los otros. En una sociedad como la nuestra, aunque el individualismo aflore nuestra rivalidad en un mercado que emerge siempre, no podemos olvidar que somos seres sociales que requerimos a los otros y que es difícil que nuestra valoración intrínseca sea efectiva si no tenemos el apoyo de nuestro entorno.

“Quienes están en el círculo de poca asertividad viven en el afán de evitar el rechazo o la indiferencia del ambiente”, asegura Estela Ortega, sicóloga especializada en terapia conductual. Primordialmente inconvenientes de autoestima, enseña Isaac Vilchis Contreras, sicólogo y consultor en la firma Adams, experta en capacitación. Engañar con tal de no quedar fuera de un proyecto, o para ser bien visto, es típico del empleado que lejos de conciliarse con la palabra ‘no’, afirma ‘sí’ a todo, y aparenta que se relaciona en forma perfecta. Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día. Si alguien tiene adversidades para pensar en una situación en la que les cueste decir no, se le puede indicar al compañero de la derecha que piense en algo que le quiera soliciar al otro.

De esa forma, este deberá denegar de manera persistente lo que le solicite su compañero, siguiendo los pasos anteriormente explicados. Ahora, cada participante debe pensar una situación en la que le cueste decir no y se procederá a realizar un juego de rol con el compañero de la derecha, que actuará como la persona que le solicita el favor o le alienta a llevar a cabo algo que el otro no quiere.

aprende a decir no