Saltar al contenido

Breve Artículo con Detalles sobre Popocatepetl E Iztaccihuatl Leyenda

16/12/2020

popocatepetl e iztaccihuatl leyenda

Como prácticamente todas las leyendas prehispánicas que conocemos, la del volcán Teuhtli es una combinación de la cosmogonía prehispánica y la tradición cristiana. Hay quienes dicen que los volcanes son los cuerpos petrificados de colosales que vivieron en la era de Atonatiuh o “Sol de agua”. Otros aseguran que son personas a quienes los dioses les concedieron la inmortalidad gracias a sus proezas. En lo que varios están de acuerdo es en que entre el Teuhtli, el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl existe un eterno triángulo amoroso. Esta es una leyenda de amor y se dice que en el momento en que los aztecas dominaban el Valle de México, el resto de los pueblos que habitaban este valle debían obedecerlos y rendirle tributo, pese a su descontento. Pero un día cansado de la opresión, el cacique de Tlaxcala decidió pelear por la libertad de su pueblo y también inició una terrible batalla entre aztecas y tlaxcaltecas.

popocatepetl e iztaccihuatl leyenda

El joven guerrero le dio un beso póstumo, tomó una antorcha y se arrodilló en otra montaña en frente de su amada, velando de esta forma su sueño eterno; al paso del tiempo, la nieve cubrió sus cuerpos y los dos se convirtieron de forma lenta en volcanes. Según con la tradición oral proveniente de la época prehispánica, la leyenda de Popocatépetl y también Iztaccíhuatl tiene distintas versiones. Según el relato básico, había una vez en un reino del valle de Anáhuac una bella princesa llamada Iztaccíhuatl, quien se encontraba intensamente enamorada de un apuesto y valiente guerrero que tenía el nombre de Popocatépetl y correspondía con ese amor. Cuenta la historia de historia legendaria de los volcanes que Popocatépetl vagó por numerosos días y noches para buscar la manera de honrar el enorme amor que se tenían. La nieve cubrió sus cuerpos y los 2 se transformaron, lenta e irremediablemente, en volcanes.

Atención Ciudadana

Lea mas sobre aqui.

Y fue tal como halló una tumba bajo el sol amontando 10 cerros para levantar una enorme montaña. Iztaccíhuatl murió de tristeza con la idea de que su amado había fallecido en la guerra. Los volcanes están en el limite territorial de distintos ayuntamientos de estados de la región centro de la República Mexicana, como el Estado de México, Morelos y Puebla. Los Makech prosiguen siendo parte de las tradiciones mayas, con sus piedras preciosas y semipreciosas, que son atados al pecho de las doncellas para recordarles que el amor verdadero va a llegar un día a su corazón. Cuzán le juró amor eterno a pesar de su nuevo aspecto, y accedió a casarse con el príncipe para obedecer a su padre, quien había mostrado piedad frente su amado.

Iztaccíhuatl

Le pusieron por nombre Citlaltépetl o Cerro de la estrella y desde allá lejos vigila el sueño eterno de los amantes a quienes nunca, jamás va a poder dividir. De esta manera desde ese momento permanecen juntos y sigilosos Iztaccihuatl y Popocatépetl, quien en ocasiones recuerda del amor y de su querida; entonces su corazón, que guarda el fuego de la pasión eterna, treme y su antorcha echa humo muy triste. Durante muchos años y hasta poco antes de la conquista, las doncellas fallecidas por amores desdichados eran enterradas en las faldas del Iztaccihuatl. Cuando Popocatépetl regresó victorioso supo lo que había sucedido y procuró a Iztaccíhuatl, la cargó entre sus brazos, tomó una antorcha encendida, salió del palacio y de la región. Popocatépetl fue a la guerra y, tras numerosos meses de pelea, logró vencer al enemigo.

  • Al poco tiempo, un rival de Popocatépetl inventó que éste había muerto en el combate.

La hija del cacique de Tlaxcala la bella princesa Iztaccihuatl, se había enamorado del joven Popocatépetl, de los mejores guerreros de este pueblo. Ambos jóvenes se profesaban un amor inmenso, con lo que antes de proceder a la guerra, el joven solicitó al padre de Iztaccihuatl su mano si regresaba con la victoria. El cacique de Tlaxcala aceptó el trato, asegurando recibirlo con el festín del triunfo y el lecho de su amor. De esta forma el intrépido guerrero se preparó con hombres y armas, partiendo a la guerra después de escucharla promesa de que la princesa lo esperaría para casarse con a su regreso. Al tiempo que en otra variación del relato, Iztaccíhuatl era una princesa que estaba enamorada de un guerrero. No obstante su amor no podía concretarse, ya que siendo ella la más bella hija de Tezozómoc, su padre pensaba sacrificarla a los dioses para obtener ricas cosechas. Para conseguir su cometido, el padre de Iztaccíhuatl mandó a Popocatépetl a la guerra y, en su ausencia, logró que su hechicero convirtiera a la princesa en un volcán.

No obstante, sucedió que un contrincante de Popocatépetl que también se encontraba enamorado de la joven, engaño a Izta diciéndole que Popo había fallecido en la guerra. La segunda noche del viaje, Iztaccíhuatl murió en brazos de Popocatépetl, quien continuó a su lado hasta el final. Allí sus cuerpos se cubrieron de nieve hasta formar las montañas que deseamos tanto el día de hoy. Con respecto al cobarde tlaxcalteca que por celos mintió a Iztaccihuatl sobre la desaparición de Popocatépetl, desencadenando esta tragedia, fue morir desorientado muy cerca de su tierra, asimismo se transformó en una montaña, el Pico de Orizaba y se cubrió de nieve.

popocatepetl e iztaccihuatl leyenda

Entonces, para honrarla y a fin de que permaneciera en la memoria de los pueblos, Popocatépetl mandó que 20 mil esclavos edificaran una gran tumba frente al sol, acumulando diez cerros para conformar una gigantesca montaña. Según la mitología, Iztaccíhuatl era una princesa, hija del cacique de Tlaxcala, que se encontraba enamorada de Popocatépetl, un joven y talentoso guerrero. Popocatépetl y también Iztaccíhuatl, la leyenda de los volcanes enamorados que los mexicas contaron y que hasta la actualidad escuchamos. Tezozómoc creía que el guerrero moriría en el intento, ya que no lo deseaba como yerno. Logró creer a su hija que su amado había perecido en combate y ella murió de tristeza. Cuando Popocatépetl retornó victorioso y se enteró del fallecimiento de Iztaccíhuatl, asimismo se dejó morir por la aflicción. Para inmortalizar esta historia de amor, los dioses asimismo los transformaron en 2 hermosas montañas cubiertas de nieve.

Lea mas sobre jardin-urbano.com aqui.

popocatepetl e iztaccihuatl leyenda

La literatura universal y la mitología siempre han incluido historias de amor en sus relatos, pues mediante su lenguaje se explican los hechos que han marcado una era o un instante específico en la historia. Tiempo después, Popocatépetl regresó victorioso a su pueblo, con la esperanza de ver a su querida. A su llegada, recibió la horrible novedad sobre el fallecimiento de la princesa Iztaccíhuatl.

Lea mas sobre hacerpinatas.info aqui.

popocatepetl e iztaccihuatl leyenda

Hablan, en la mayoría de los casos, de un guerrero llamado Popoca que partió para desempeñar una empresa militar. Regresó coronado con la victoria, pero encontró que su amada, la princesa Iztaccíhuatl, había fallecido durante su sepa. El Popocatépetl flamea en los siglos como una apocalíptica visión; y estos 2 volcanes solemnes tienen una historia de amor, digna de ser cantada en las compilaciones de una extraordinaria canción. Según otra versión, Popocatépetl e Iztaccíhuatl no fueron convertidos en volcanes sino que sus cuerpos fueron cubiertos por la nieve. Al poco tiempo, un rival de amores de Popocatépetl, receloso del amor de los dos que se profesaban, le ha dicho a la princesa Iztaccíhuatl que su amado había muerto a lo largo del combate. Cuenta la historia que el relato del idilio de los volcanes sucedió hace miles de años, en el momento en que el Imperio Azteca estaba en su esplendor y controlaba el Valle de México; y como práctica común sometían a los pueblos vecinos, requiriéndoles un tributo obligación. El conjunto escultórico fue estrenado el 29 de julio de 2018 y se estima que pesa 1.5 toneladas.

Durante la guerra, Teuhtli y Popocatépetl eligieron unir fuerzas para resguardar al reino. Sabían que si mantenían su rivalidad en guerra, ni ellos ni Iztaccíhuatl iban a subsistir.

En el Festival de Día de Muertos el 1 y 2 de noviembre se hace un recorrido por los alrededores de la hacienda exponiendo el trabajo de los artistas. Algo más vistosas en la hacienda es el huerto en donde se siembran y cultivan distintas frutas y vegetales ricos en nutrientes. De las ocupaciones más queridas son las travesías dentro de las considerables hectáreas y observar los atardeceres con vista a los volcanes, también se tiene un grandioso laberinto el cual se puede recorrer en grupos. Más que una vivencia inolvidable al instante de hospedarse, esta hacienda te brinda varias sorpresas y ocupaciones para disfrutarlas junto con tu familia o amigos. La habitación más económica es la Junior Suite que tiene 2 niveles, en el nivel superior se encuentra la cama King size y en el inferior hay una sala con una increíble vista al volcán Popocatépetl.

Cuenta la historia de historia legendaria de los volcanes que cada que el volcán echa fumarola es por que Popocatépetl está recordando a su bella princesa. Cuenta la historia de historia legendaria de los volcanes cuenta que el Iztaccíhuatl representa a una doncella que era considerada la princesa más bella y el Popocatépetl representa a un guerrero muy apuesto. Mandó crear una gran tumba frente al Sol, acumulando diez cerros para formar una enorme montaña.

popocatepetl e iztaccihuatl leyenda

Asimismo conocida como la historia de historia legendaria de los volcanes, la historia del Popocatépetl y también Iztaccíhuatl es un factor de enorme popularidad de la civilización de nuestro país. Con el tiempo la nieve cubrió los dos cuerpos hasta el momento en que se formaron dos montañas una al lado de la otra. Diríase que cuando el Popocatépetl recuerda de su princesa Iztaccíhuatl, tiembla y su antorcha regresa a encenderse, por eso, este volcán aún sigue lanzando fumarolas de humo. Había una vez, una princesa tlaxcalteca llamada Iztaccíhuatl que quedó flechada por el apuesto y guerrero de su pueblo, Popocatépetl, y a éste le pasó lo mismo. Eran tiempos de batalla entre tlaxcaltecas y aztecas, pero antes de partir a la guerra, Popocatépetl se puso listo y solicitó la mano de esa bella doncella, el padre se la concedió a condición de que regresara de la guerra sano y salvo para que se pudiera casar con su hija.

popocatepetl e iztaccihuatl leyenda